POEMA A CIERTA DAMA QUE SE DEJABA VENCER - Luis de Góngora

Mientras Corinto, en lágrimas deshecho,
La sangre de su pecho vierte en vano,
Vende Lice a un decrépito indïano
Por cient escudos la mitad del lecho.

¿Quién, pues, se maravilla deste hecho,
Sabiendo que halla ya paso más llano,
La bolsa abierta, el rico pelicano,
Que el pelícano pobre, abierto el pecho?

Interés, ojos de oro como gato,
Y gato de doblones, no Amor ciego,
Que leña y plumas gasta, cient arpones

Le flechó de la aljaba de un talego.
¿Qué Tremecén no desmantela un trato,
Arrimándole al trato cient cañones?


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
ROSA, NIÑA - Juan Ramón Jiménez
EL EXITO MAS GRANDE DEL MUNDO - Og Mandino
HEBARISTO EL SAUCE QUE MURIO DE AMOR - Abraham Valdelomar
MI CASA - Ángeles Carbajal
LA MUERTE DE ARTEMIO CRUZ - Carlos Fuentes
A UNA NIÑA - Antonio Plaza
LA CAJA OBLONGA - Edgar Allan Poe
EL MUNDO DE SOFIA - Jostein Gaarder

Poemas mas leidos

Noche primera - José Ángel Valente
Farawell - Pablo Neruda
La higuera - Juana de Ibarbourou
El circo - Jesús Hilario Tundidor
La muerte de una hija - Santarini
Exemplifica - Juan de Mena
Voy a entrar al olvido - Arturo Borja
La extranjera - Cristina Peri Rossi
Propone el autor discubrir en los afectos del amor - Gabriel Bocángel
Esto - Fernando Pessoa


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru