POEMA A LA MUY QUERIDA, A LA MUY BELLA
- Charles Baudelaire -

A la muy querida, a la muy bella
Que llena mi corazón de claridad,
Al ángel, al ídolo inmortal,
¡Salud en la inmortalidad!

Ella se extiende en mi vida
Como un aire impregnado de sal,
Y en mi alma no saciada
Derrama el sabor de lo eterno.

Saquito siempre fresco que perfuma
La atmósfera de un reducto querido,
Incensario olvidado que echa humo

En secreto a través de la noche,
¿Cómo -amor incorruptible-
Definirte con acierto?
¡Grano de almizcle que yaces, invisible,
En el fondo de mi eternidad!

A la muy buena, a la muy bella,
Que constituye mi alegría y mi salud,
Al ángel, al ídolo inmortal,
¡Salud en la inmortalidad!

Tambien puede leer..

VALLE DE COLLORES - Luis Llorens Torres
CARICATURA DE LA VERDAD - Isabel de los Ángeles Ruano
CINTURA - Elvio Romero
CAMPOSANTO EN COLLIOURE - Ángel González
LOS MINUTOS BUSCAN SU PROPIA HORA... - Juan Carlos Lemus
EL PRINCIPE DE LA NIEBLA - Carlos Ruiz Zafon
HUIDA - Ana Emilia Lahitte
CONFESIONES - Mario Meléndez