POEMA A MIS AMIGOS - José Gautier Benítez

Cuando no reste ya ni un solo grano
de mi existencia en el reloj de arena,
al conducir mi gélido cadáver,
no olvidéis esta súplica postrera:

no lo encerréis en los angostos nichos
que llenan la pared formando hileras,
que en la lóbrega, angosta galería
jamás el sol de mi país penetra.

El campo recorred del cementerio,
y en el suelo cavad mi pobre huesa;
que el sol la alumbre y la acaricie el aura,
y que broten allí flores y hierbas.

Que yo pueda sentir, si allí se siente,
a mi alrededor y sobre mí, muy cerca,
el vivo rayo de mi sol de fuego
y esta adorada borinqueña tierra.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
ANDANTE - Beatriz Hernanz Angulo
TROMPO - Bernardo Ortiz de Montellano
VICEVERSA - Mario Benedetti
WEST BROADWAY - José María Fonollosa
AL PARTIR - María Cruz
JULIO CORTAZAR
SOL Y CARNE - Arthur Rimbaud
A MIS HIJAS - Juan de Dios Peza

Poemas mas leidos

Salmo - Nelly Keoseyán
Mis plantas, estas plantas... (18 de diciembre) - Juan José Domenchina
Comer sirena - Eduardo Vázquez Martín
Mis vecinos... - Juan Carlos Lemus
Pesca (cancion en los campos de marte) - Fernando Rendón
Otro cielo - Mario Benedetti
Madrigales (i) - Carilda Oliver Labra
Cara y cruz - Claudia Lars
Las hadas - Jorge Isaacs
Evocando tu mirada - Luis Antonio Chávez


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru