POEMA A TODAS PARTES QUE ME VUELVO, VEO
- Francisco de Quevedo -

A todas partes que me vuelvo, veo
las amenazas de la llama ardiente,
y en cualquiera lugar tengo presente
tormento esquivo y burlador deseo.

La vida es mi prisión, y no lo creo;
y al son del hierro, que perpetuamente
pesado arrastro, y humedezco ausente,
dentro mi proprio, pruebo a ser Orfeo.

Hay en mi corazón furias y penas,
en él es el amor fuego, y tirano,
y yo padezco en mí la culpa mía.

¡Oh dueño sin piedad, que tal ordenas!
Pues del castigo de enemiga mano
no es precio, ni rescate la armonía.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
EL PERIQUILLO SARNIENTO - Jose Joaquin Fernandez Lizardi
DE CARLOS MARTÍNEZ RIVAS
EL MENDIGO EN LA PLAZA - Consuelo Tomas
AMOR - Manuel Acuña
MECANICA DEL ABISMO - Floriano Martins
EL PARAISO EN LA OTRA ESQUINA - Mario Vargas Llosa
ESCRITO AL AMANECER - Miguel Arteche
DE GARCILASO DE LA VEGA

Poemas mas leidos

La manzanilla - Manuel Machado
Cantos de la confrontacion (iii) - Carmen González Huguet
Cancion - Gabriel García Márquez
El arma que te di pronto la usaste - Antonio Gala
Transtierro - Gonzalo Rojas
Pablo de rokha - Gonzalo Rojas
Colofon - León Felipe
Frente al mar - Octavio Paz
Incandescencia y ruinas (vi) - Antonio Gamoneda
Abrazos - Francisco Álvarez


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru