POEMA ADAM
- Federico García Lorca -

Árbol de Sangre riega la mañana
por donde gime la recién parida.
Su voz deja cristales en la herida
y un gráfico de hueso en la ventana.

Mientras la luz que viene fija y gana
blancas metas de fábula que olvida
el tumulto de venas en la huida
hacia el turbio frescor de la manzana,

Adam sueña en la fiebre de la arcilla
un niño que se acerca galopando
por el doble latir de su mejilla.

Pero otro Adán oscuro está soñando
neutra luna de piedra sin semilla
donde el niño de luz se irá quemando.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
PRESENCIA Y FUGA - José Gorostiza
CARTA A UN DESTERRADO - Claribel Alegría
ESPERO - Mario Benedetti
RIMA LXVI - Gustavo Adolfo Bécquer
MATERNIDAD - José Pedroni
RUINAS - Julie Sopetrán
RIMA XXVI - Gustavo Adolfo Bécquer
BAJO LOS OJOS DEL AMOR - Javier Sologuren

Poemas mas leidos

Cuando nos hayamos contemplado... - Julio Arturo Vargas
El amor ha tales mañas...(cancionero de hernando del castillo - Florencia Pinar
Hubo un tiempo, ¿recuerdas? - Lord Byron
Creacion - Evaristo Ribera Chevremont
No por amor - Antonio Gala
Dolor - Alfonsina Storni
Salvacion del peligro - Claudio Rodríguez
Copla viii - Garcilaso de la Vega
Masa - Cesar Vallejo
Las tentaciones de madame bovary - Elina Wechsler


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru