POEMA AJEDREZ - Jorge Luis Borges

su grave rincón, los jugadores
rigen las lentas piezas. El tablero
los demora hasta el alba en su severo
ámbito en que se odian dos colores. Adentro irradian mágicos rigores
las formas: torre homérica, ligero
caballo, armada reina, rey postrero,
oblicuo alfil y peones agresores. Cuando los jugadores se hayan ido,
cuando el tiempo los haya consumido,
ciertamente no habrá cesado el rito. En el Oriente se encendió esta guerra
cuyo anfiteatro es hoy toda la Tierra.
Como el otro, este juego es infinito. II Tenue rey, sesgo alfil, encarnizada
reina, torre directa y peón ladino
sobre lo negro y blanco del camino
buscan y libran su batalla armada. No saben que la mano señalada
del jugador gobierna su destino,
no saben que un rigor adamantino
sujeta su albedrío y su jornada. También el jugador es prisionero
(la sentencia es de Omar) de otro tablero
de negras noches y de blancos días. Dios mueve al jugador, y éste, la pieza.
¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza
de polvo y tiempo y sueño y agonía?


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
UNA FRÍA MAÑANA - Nicolas Guillén
HIMNO A LA IMPACIENCIA - Jaime Augusto Shelley
TRAVESURAS DE LA NIÑA MALA - Mario Vargas Llosa
SOMOS EL TIEMPO QUE NOS QUEDA - José Manuel Caballero Bonald
PLENILUNIO - Antonio Muñoz Molina
LECTURA DE MARGUERITE YOURCENAR - Jordi Doce
SCHERZO DE PRIMAVERA - Franz Tamayo
YO NO SOY HOMBRE NI MUJER ... - Juan Sánchez Peláez

Poemas mas leidos

Bosque - Ángel González
Yo no soy hombre ni mujer ... - Juan Sánchez Peláez
Vientos del pueblo me llevan - Miguel Hernández
Desconocida y sucia criatura que juegas delante de mi puerta - Fernando Pessoa
Los gatos - Charles Baudelaire
Mientras tú existas - Ángel González
Solo piel - Lucero Alanís de Gurrola
La cierva - Francisco de la Torre
Xochiquetzal - Vélez
El cielo en la fuente (fragmentos) - Taub


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru