POEMA AJENA - María Rosal

Ajena a la cordura, con la pasión al hombro ensangren-
tado por breves mordeduras de placer, camina.
Nadie le ha dado un nombre. Todavía retumban en la plaza
las aguas silenciosas del olvido, ciegas en la distancia de
los cuerpos.
Nadie la ha despojado. No hay más verdad que la que lleva a
cuestas con los ojos abiertos y la palabra humilde.
Porque
nunca en el hartazgo del amor conoció el límite, el
resplandor inmóvil del ahorcado.
Ella sola es un cuerpo y su pregunta.
Ella, una ofrenda y una túnica de esparto.
Ella, la menor de todas las hermanas de la tierra, la que
acaba de nacer y pide un canto, la que teje de día
los hilos translúcidos de las mareas, la que teje de noche
el manto negro del amor inmóvil.
Ella, los pezones erectos, implora una vasija donde albergar
la leche que un fauno va extrayendo con un diente de
oro.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
DE BONIFACIO BYRNE
COMPAÑERA - Juan Guzmán Cruchaga
MANDOLINATA - Leonidas Yerovi
PLEGARIA AL ORGASMO - Dina Posada
ORACION POR EL CUERPO - Nelly Keoseyán
DOBLE HERIDA - Cintio Vitier
ESTOY CANSADO - Luis Cernuda
OLVIDO - Néstor Martínez

Poemas mas leidos

Tema de amor - Salvador Novo
Once cincuenta - Julio Iraheta Santos
Pais poetico en rochester - José Luis Rey Cano
Despedida - Federico García Lorca
El florecido sueño - Julio César Aguilar
Altura y pelos - Cesar Vallejo
El interrogador - Julio Cortazar
Francesa - Manuel Maria Flores
Preliminar del miedo - Mario Benedetti
Triangulo (i) - Andrés Sánchez Robayna


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru