POEMA AL DOCTOR NARBONA - Luis de Góngora

Mis albarcoques sean de Toledo,
Cultísimo Doctor; lo damasquino
A un alfanje se quede sarracino,
Que en albarcoques aun le tengo miedo.

Vengan (aunque es la voz antigua) cedo,
No a manos del señor don Bernardino,
Que por negarle un cuesco al más vecino,
Degollaré sin cadahalso un pedo.

Si espiró el cigarral, barbo luciente
Supla las frutas de que se corona,
Cuando no anguila que sus tactos miente:

De parte de don Luis se les perdona
La calidad de entre una y otra puente,
Como sean del golfo de Narbona.

Tambien puede leer..

TODO AMOR ES FANTASIA... - Aurora de Albornoz
DRÁCULA - Bram Stoker
VARIACION PARA UN RECUERDO - Alberto Ángel Montoya
MI PATRIA ES DULCE POR FUERA - Nicolás Guillén
LA PRIMAVERA BESABA - Antonio Machado
GENERO PROFESOR - José Luis Piquero
OLOLOI... - Gastón Fernando Deligne
EL SEÑOR DEL CERO - Maria Isabel Molina