POEMA AL NACIMIENTO DE CRISTO
- Felix Lope de Vega -

Repastaban sus ganados
a las espaldas de un monte
de la torre de Belén
los soñolientos pastores,

alrededor de los troncos
de unos encendidos robles,
que, restallando a los aires,
daban claridad al bosque.

En los nudosos rediles
las ovejuelas se encogen,
la escarcha en la hierba helada
beben pensando que comen.

No lejos los lobos fieros,
con los aullidos feroces,
desafían los mastines,
que adonde suenan, responden.

Cuando las oscuras nubes,
de sol coronado, rompe
un Capitán celestial
de sus ejércitos nobles,

atónitos se derriban
de sí mismos los pastores,
y por la lumbre las manos
sobre los ojos se ponen.

Los perros alzan las frentes,
y las ovejuelas corren
unas por otras turbadas
con balidos desconformes.

Cuando el nuncio soberano
las plumas de oro escoge,
y enamorando los aires,
les dice tales razones:

«Gloria a Dios en las alturas,
paz en la tierra a los hombres,
Dios ha nacido en Belén
en esta dichosa noche.

»Nació de una pura Virgen;
buscadle, pues sabéis donde,
que en sus brazos le hallaréis
envuelto en mantillas pobres».

Dijo, y las celestes aves
en un aplauso conformes
acompañando su vuelo
dieron al aire colores.

Los pastores, convocando
con dulces y alegres voces
toda la sierra, derriban
palmas y laureles nobles.

Ramos en las manos llevan,
y coronados de flores,
por la nieve forman sendas
cantando alegres canciones.

Llegan al portal dichoso
y aunque juntos le coronen
racimos de serafines,
quieren que laurel le adorne.

La pura y hermosa Virgen
hallan diciéndole amores
al niño recién nacido,
que Hombre y Dios tiene por nombre.

El santo viejo los lleva
adonde los pies le adoren,
que por las cortas mantillas
los mostraba el Niño entonces.

Todos lloran de placer,
pero ¿qué mucho que lloren
lágrimas de gloria y pena,
si llora el Sol por dos soles?

El santo Niño los mira,
y para que se enamoren,
se ríe en medio del llanto,
y ellos le ofrecen sus dones.

Alma, ofrecedle los vuestros,
y porque el Niño los tome,
sabed que se envuelve bien


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
TIEMPO PARA EL MAGO (JOAN BROSSA) - Marco Fonz de Tanya
CRONICAS MARCIANAS - Ray Bradbury
TUS ENTRAÑAS - Justo Braga
EDIPO REY - Sofocles
CALLES - Luciano Castañón
WHERE IS MY MAN - Ana Rossetti
DE HAROLD ALVARADO TENORIO
EL HOMBRE, LA PALABRA Y EL RECUERDO - Ángel García Aller

Poemas mas leidos

La historia de nuestras vidas, de mark strand (the story of our lives, de mark strand) - Inmaculada Mengíbar
Rima vi - Gustavo Adolfo Bécquer
Monologo - Octavio Paz
Estudio de piano en ronda - Andrés Trapiello
A don pedro de cardenas - Luis de Góngora
Que es lo cierto - Gustavo Ossorio
Sonetos del arcangel (v) - Claudia Lars
Amo los viejos muebles... - Carlos Penelas
La decima criolla - Evaristo Ribera Chevremont
Anterior a tu cuerpo - José Manuel Caballero Bonald


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru