Al pasar otra hoja
de oraciones marianas
un día nuevo comienza
con promesas
cargadas de energía...
En el cielo, tronada.
En el piso, calzada.
En el cuarto, Donana,
con el alma vacía.
Volviendo a pasar
hojas cansadas
de un viejo misal
donde flores del mal
quedaron escondidas.
Pétalos de la Nada.
Rosa profanada.
Vida encontrada
y perdida.