POEMA AL PIE DE LA DIOSA BLANCA - Daisy Zamora

Es cierto que te he traicionado.
Por años te pospuse con argumentos vanos.
¡Cómo desatendí tus llamados!
Quise taparme los oídos con la dorada
cera de las abejas, pero
no era de sirenas tu canto.
Hasta en sueños me perseguías
e hiciste yunque de mi pobre cabeza
y yo, necia, me negaba a obedecerte. 
Pero prevaleciste, oh Diosa, sobre mí
y sobre la voluntad de quienes quisieron
encadenarme en el antiquísimo rol. 
Tampoco puede decirse que fui cobarde
porque de algún modo supe resistir.
Te filtrabas, aliento que hinchó el alma.
He sobrevivido al menos, Diosa, y te hablo,
vencedora: soy tuya para siempre. 

Tambien puede leer..

A UNOS ALAMOS BLANCOS - Luis de Góngora
ROMANCE DE BARCO Y JUNCO - Oscar Castro
SE BAÑA FRENTE A MI... (XIV) - Alina Galliano
DE LOURDES CASAL
LA FUGA - Gabriela Mistral
PLATÓN
HORAS NEGRAS - Antonio Plaza
ESCRITO A CIEGAS - Martin Adan