POEMA ASÍ TE QUIERO
- Rafael de Leon -

A Conchita Piquer
El día trece de julio
yo me tropecé contigo.

Las campanas de mi frente,
amargas de bronce antiguo,
dieron al viento tu nombre
en repique de delirio.

Mi corazón de madera
muerto de flor y de nidos,
floreció en un verde nuevo
de naranjos y de gritos,
y por mi sangre corrió
un toro de escalofrío,
que me dejó traspasado
en la plaza del suspiro.

¡Ay trece, trece de julio,
cuando me encontré contigo!

¡Ay, tus ojos de manzana
y tus labios de cuchillo
y las nueve, nueve letras
de tu nombre sobre el mío
que borraron diferencias
de linaje y apellido!

¡Bendita sea la madre,
la madre que te ha parido,
porque sólo te parió
para darme a mí un jacinto,
y se quedó sin jardines
porque yo tuviera el mío!

¿Quieres que me abra las venas
para ver si doy contigo?
¡Pídemelo y al momento
seré un clavel amarillo!
¿Quieres que vaya descalzo
llamando por los postigos?

¡Dímelo y no habrá aldabón
que no responda a mi brío!
¿Quieres que cuente la arena
de los arroyos más finos?
Haré lo que se te antoje,
lo que mande tu capricho,
que es mi corazón cometa
y está en tu mano el ovillo;
que es mi sinrazón campana
y tu voluntad sonido.

Nunca quise a nadie así;
voy borracho de cariño,
desnudo de conveniencias
y abroquelado de ritmos
como un Quijote de luna
con armadura de lirios.

Te quiero de madrugada,
cuando la noche y el trigo
hablan de amor a la sombra
morena de los olivos;
cuando se callan los niños
y las mocitas esperan
en los balcones dormidos;

te quiero siempre: mañana,
tarde, noche... ¡por los siglos,
de los siglos! ¡Amén! Te
querré constante y sumiso,
y cuando ya me haya muerto
antes que llegue tu olvido,

por la savia de un ciprés
subiré delgado y lírico,
hecho solamente voz
para decirte en un grito:
¡Te quiero! ¡Te quiero muerto
igual que te quise vivo!


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
A USO DE LOS PAJAROS - Jorge Carrera Andrade
HACE YA MUCHO TIEMPO... - Julio Llamazares
LOS OBSTINADOS - Irene Sánchez Carrón
PIE PARA EL NIÑO DE VALLECAS - León Felipe
INFORMATICA - Mónica Albizúrez Gil
SOY UNA DAMA INSOMNE... - Graciela Cros
CONFESIONES DEL ACUSADO - Marco Antonio Valencia Calle
DE DAVID ROSENMANN - TAUB

Poemas mas leidos

Como verbena mi boca... (i) - Alina Galliano
Los caballos - Alfonso Reyes
Agua, vida y tierra - Julia de Burgos
En algun lugar estas - Julio Arturo Vargas
Lejos de ti - Antonio Plaza
Las manos en la cintura - Alfredo Lavergne
Mas aca o mas alla - Ketty Alejandrina Lis
Hummingird - Carlos Barbarito
De como robert schumann fue vencido por los demonios (xxix) - Francisco Hernández
Como una lengua de vaca - Kyra Galván


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru