POEMA CAFE CANTANTE - Federico García Lorca

Lámparas de cristal
y espejos verdes. Sobre el tablado oscuro,
la Parrala sostiene
una conversación
con la muerte.
La llama,
no viene,
y la vuelve a llamar.
Las gentes
aspiran los sollozos.
Y en los espejos verdes,
largas colas de seda
se mueven.