POEMA CAFE EN MARTIROK UTJA - Antonio Cisneros

Hay una lámpara floreada sobre el piano
y una estufa de fierro.
Bebes el vino junto a la única ventana:
un autobús azul y plata cada cinco minutos.
Pides el cenicero a la muchacha
(alta flor de los campos ven a mí).
La luz del otoño es en tu vaso
un reino de pájaros dorados.

Pero pronto anochece.
Los autobuses no son azul y plata,
el cenicero es una rata muerta,
el vaso está vacío.
La muchacha partió cuando encendieron
la lámpara floreada y tú mirabas
la lámpara floreada.

Puedes pedir otra jarra de vino,
pero esta noche
no esperes a los dioses en tu mesa.

Tambien puede leer..

ACABAR CON TODO - Octavio Paz
A ESPALDAS DE DIOS - Luis Armenta Malpica
EL EQUILIBRISTA DE BAYARD STREET - Eduardo Chirinos
DESPUES DEL DESVAN - Héctor Miguel Collado
EL VIDRIO NEGRO - Amanda Berenguer
LUGAR DE ORIGEN - Jorge Carrera Andrade
POEMA NUMERO 19 - Idea Vilariño
IMPROVISACIONES PARA VOLVER - Nora Méndez