POEMA CALIZ - Juana Castro

Y ahora soy
tan igual a ti, madre,
que no me reconozco en el cristal
de este retrato tuyo tan presente.
Sí supieras que todo
lo que de ti he odiado y maldecía
ahora en mí lo descubro
tan exacto y reciente como el cerco
de una piedra en el agua, repetida.
Vengo a verte de nuevo.
Tócame, pon mis dedos
aquí sobre tus llagas, y ábreme
esta rosa de espinas del costado.
Soy tan tuya que el mar
tu voz copia en mi voz para su canto.
Y me despierto, y en la hora vivo
tu misma inmensa sed, esa que siempre
en tus huesos vacíos
irremediable ardiera.
Yo no soy tu fantasma, quiero
crearte ahora en el filo
de quien te dio mi ser, resucitada.
De muerta a muerta díme:
¿Quién amamanta a quién, serpiente mía?


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
PEPITA JIMENEZ - Juan Valera
CUATRO BALADAS AMARILLAS - Federico García Lorca
Y VAGAR - Juan Egaña
LETRILLAS SATIRICAS - José Cadalso
MONTSALVAT (FRAGMENTOS) - Jorge Fernández Granados
EL MATADERO - Esteban Echeverria
EL HERMANO MENOR - Mario Vargas Llosa
POLVO (FRAGMENTOS II) - Guadalupe (Pita) Amor

Poemas mas leidos

El hombre y mi alma - Julia de Burgos
El tiempo si regresa - Concha García
Ustedes y nosotros - Mario Benedetti
Muchacho loco: cuando me miras - Carilda Oliver Labra
Perros del campamento eden - Juan Pablo Riveros
Mi buenos aires querido - Juan Gelman
La casa - Gabriela Mistral
Toisha v (ii) - Camilo José Cela
Alegoria de la primera de sus soledades - Luis de Góngora
Se me ha perdido un hombre - Carilda Oliver Labra


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru