POEMA CASIDA DE LA MANO IMPOSIBLE - Federico García Lorca

Yo no quiero más que una mano;
una mano herida, si es posible.
Yo no quiero más que una mano
aunque pase mil noches sin lecho. Sería un pálido lirio de cal.
Sería una paloma amarrada a mi corazón.
Sería el guardián que en la noche de mi tránsito
prohibiera en absoluto la entrada a la luna. Yo no quiero más que esa mano
para los diarios aceites y la sábana blanca de mi agonía.
Yo no quiero más que esa mano
para tener un ala de mi muerte. Lo demás todo pasa.
Rubor sin nombre ya. Astro perpetuo.
Lo demás es lo otro; viento triste,
mientras las hojas huyen en bandadas.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
POETICA - Ángela Ibáñez
OLOLOI... - Gastón Fernando Deligne
NOSTALGIA DEL PUERTO - Jaime Augusto Shelley
DESPUES - Marco Fonz de Tanya
MARIANELA - Benito Pérez Galdós
ME HABITA UN CEMENTERIO - Ana María Rodas
MADRIGAL DE MUJER - María Monvel
VAMOS A HACER LIMPIEZA GENERAL - Amalia Bautista

Poemas mas leidos

Otro viaje - Antonio Machado
Este sabor de lagrimas (35) - Julia Prilutzky
Duerme tranquilo - Alfonsina Storni
Soneto xxvi - Garcilaso de la Vega
Promesa a las estrellas - Gabriela Mistral
Hastio - Carmen Jodra
Reloj de campanilla - Francisco de Quevedo
Monotonia del tacto - Genaro Ortega Gutiérrez
De pechos sobre una torre - Lope de Vega
Niña rota - Lourdes Gil


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru