POEMA CATASTROFE EN LA COCINA - Luz Méndez De La Vega

El silbato de las hirvientes jarrillas
rompe el silencio oloroso a cebolla
en las limpias y pacíficas cocinas
que se llenan de su música arcaica
de viejo ferrocarril en miniatura.

Las jarrillas de silbato
han sido hechas para aquellos
que olvidan siempre
apagar la hornilla, como yo,
para preocupación tuya.

Hoy, estrené la jarrilla
esmaltada de rojo y asa negra
que confiados compramos ayer
para evitar catástrofes frecuentes
por mis constantes olvidos.

Al principio fue sólo su "gor-gor'
suave como ronronear de gato
el que cautivó embelesada.

luego, fue su agudo silbato
-imperioso y mágico-
el que hizo irrumpir en mi cocina
sobre los rieles del ensueño,
oloroso a caña y cintronela,
el verde campo de la costa
con sus sembrados de milpa y banano.

El paisaje parpadeó veloz
por las ventanillas
del ruidoso tren
de negra y humeante locomotora
que me llevó
-adolescente en vacaciones-
entre campanas, banderazos
y olor a petróleo
hasta la vieja estación
del pueblo de mi abuela.

Y así, sobre la locomotora
roja y negra de mis sueños
alucinada por el silbato
de mi nueva jarrilla
me olvidé, otra vez,
-para desesperación tuya-
de apagar la hornilla.

Tambien puede leer..

A FILO DE LA LUZ - Blanca Luz Pulido
IRREVOCABLEMENTE - José Coronel Urtecho
INVENTARIO GALANTE - Antonio Machado
CONOCIDOS - José Luis Piquero
LA MUJER - Johanna Godoy
LA AMIGDALITIS DE TARZAN - Alfredo Bryce Echenique
TU ERES MAS - Gian Franco Pagliaro
LA HOJARASCA - Gabriel Garcia Marquez