POEMA CAUPOLICAN - José Santos Chocano

Ya todos los caciques probaron el madero.
«¿Quién falta», y la respuesta fue un arrogante: «¡Yo!»
«¡Yo!», dijo; y, en la forma de una visión de Homero,
del fondo de los bosques Caupolicán surgió.

Echóse el tronco encima, con ademán ligero,
y estremecerse pudo, pero doblarse no.
Bajo sus pies, tres días crujir hizo el sendero,
y estuvo andando... andando... y andando se durmió.

Anduvo, así, dormido, vio en sueños al verdugo:
él muerto sobre un tronco, su raza con el yugo,
inútil todo esfuerzo y el mundo siempre igual.

Por eso, al tercer día de andar por valle y sierra,
el tronco alzó en los aires y lo clavó en la tierra
¡como si el tronco fuese su propio pedestal!

Tambien puede leer..

CAÑA - Nicolás Guillén
GRANDE ES EL ODIO (I) - Eduardo Lizalde
ACUOSA - Enrique Viloria Vera
KALPA - Amado Nervo
EN EL PRINCIPIO - Blas de Otero
AMARLA ES DIFICIL - Francisco Urondo
LA OLLA - Plauto
PRECIOSA Y EL AIRE - Federico García Lorca