POEMA CONFESIONES DEL ACUSADO - Marco Antonio Valencia Calle

No creí, no reflexioné y no me expuse.

No fui instrumento ni de la paz, ni del amor, pero tampoco de la guerra y el odio.

No dude, ni afirmé, ni negué, ni renegué, ni nada.

Jamás alimenté el alma, y al cuerpo le di cualquier cosa.

Leí lo necesario y sin esfuerzo, y escuché dialogar a la gente con la lluvia, con la luna, con la tierra y sin prestarles atención.

Dormí cuanto pude y jamás saqué una espada para defender los ideales de otro.

El dolor por los pasajes horribles de la gente no melló mi tranquilidad.

Las causas perdidas o los días de gloria me fueron ajenos y descarté ejercer la fe en algo entre mis deberes.

Y para qué negarlo, con esta filosofía fui feliz entre los mortales, sobre la tierra y en vida.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
NANÁ - Émile Zola
LOS CABALLOS - Alfonso Reyes
EL POEMA - Eleazar Rivera
LA LECCION - Blanca Varela
ODA III - A FRANCISCO DE SALINAS - Fray Luis de León
EL HOMBRE EN BUSCA DE SENTIDO - Viktor Frankl
MI ABUELA - Armando Chirveches
JUVENTUD EN ÉXTASIS 2 - Carlos Cuauhtemoc Sanchez

Poemas mas leidos

Mas alla del amor - Octavio Paz
En esta hora apaciguada y dulce - Carlota Caulfield
Viento - Gilberto Owen
Oda v - Fray Luis de León
El idilio de la montaña (fragmento) - Demetrio Fábrega
Mar de fondo (xx) - Francisco Hernández
Santiago humberstone - Damaris Calderón
Canto villano - Blanca Varela
Interrelacion - Fa Claes
Cuando el animo ciego - Gaspar Núñez de Arce


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru