POEMA CONSAGRACION DE LA PRIMAVERA - Luis Alberto Arellano

Alabada sea tu alba carne, mi telúrica. Bendito el tuyo vientre que me consume. El centro sin centro de tu cuerpo, una esfera que lentamente nos llueve. Unidos por lo frágil me conmueve la suave trama de tu piel.
En la lenta corrupción de las horas, la soledad y su húmedo poso de caricias nos callan. Eres agua y de agua me cubres. El hombre cuando ama se lamenta, sabe a lloro el llanto de su delicado afán. Alabada sea tu alba carne al mediodía.

Tambien puede leer..

CLARO DE LUNA - Juan Guzmán Cruchaga
DE LA TOMA DE LARACHE - Luis de Góngora
EL CIRCULO ESTA TRAZADO... - Eduardo Milán
VERSOS SENCILLOS # 2 - Jose Marti
LO INACABABLE - Alfonsina Storni
DOLOR - José María Hinojosa
SONETO - Mercedes Durand
EL VENDEDOR MAS GRANDE DEL MUNDO - Og Mandino