POEMA DE COMO ROBERT SCHUMANN FUE VENCIDO POR LOS DEMONIOS (VII) - Francisco Hernández

En la primavera conociste a la niña Clara.
Ella jugaba dentro de una jaula
con los címbalos y el armonio
que la escoltaban desde su nacimiento.
De los címbalos partía la ráfaga
que corta los glaciares.
Del armonio brotaba El Intervalo del Diablo,
que al transformarse en burbuja
iba de las guirnaldas de yeso
a los enigmas de raso
y de las margaritas enrojecidas
al temblor de tus años.
Desde ese instante se azufraron las fuentes
y tu risa tuvo la forma
de los labios de la niña Clara,
del corazón maduro de la niña Clara,
de la gracia enjaulada de la niña Clara.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
ARENGA AL PERUANO - Mario Florian
NOTICIAS DE LA CIUDAD (2) - Anahí Lazzaroni
UNA SIRENA ETERNA (X) - Isolda Dosamantes
VINE - Concha Méndez
A DON LUIS DE VARGAS - Luis de Góngora
EL LUGAR DE LOS HECHOS (I) - José Antonio Cedrón
NOCTURNO - Ana Rossetti
HORAL - Jaime Sabines

Poemas mas leidos

Reflexion a unos pasos de tu ombligo - Mario Noel Rodríguez
Meme neguito - Nicomedes Santa Cruz
Pequeña cronica de la fundacion de una ciudad - Juan Domingo Argüelles
La rosa - Jorge Luis Borges
Nancy flor bailara siempre... - Ana María Moix
Soneto xiii - Garcilaso de la Vega
La pasion segun san juan sebastian - Mario Noel Rodríguez
El sueño - Jorge Luis Borges
Confesiones - Mario Meléndez
Ejercicio matinal - Néstor Martínez


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru