POEMA DECORACION HERALDICA - Julio Herrera y Reissig


Señora de mis pobres homenajes
débote amor aunque me ultrajes.
Góngora


Soñé que te encontrabas junto al muro
glacial donde termina la existencia,
paseando tu magnífica opulencia
de doloroso terciopelo oscuro.

Tu pie, decoro del marfil más puro,
hería, con satánica inclemencia,
las pobres almas, llenas de paciencia,
que aún se brindaban a tu amor perjuro.

Mi dulce amor, que sigue sin sosiego,
igual que un triste corderito ciego,
la huella perfumada de tu sombra,

buscó el suplicio de tu regio yugo,
y bajo el raso de tu pie verdugo
puse mi esclavo corazón de alfombra.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
DE LUCERO ALANÍS DE GURROLA
LA GUERRA Y LA PAZ - Leon Tolstoi
LA GALLINA DEGOLLADA - Horacio Quiroga
ASI ES - José María Hinojosa
DISCURSO EN LOOR DE LA POESIA (II) - Clarinda
DE JORGE LUIS BORGES
QUIERO QUEDARME - Ezequiel Martínez Estrada
DE ANTONIO MACHADO

Poemas mas leidos

Busqueda espacial - Elías Nandino
Oracion para que no me olvides - Oscar Castro
Imagenes dispersas bajo la luna llena - Efraín Bartolomé
Soneto de la muerte - Ana María Chouhy Aguirre
Desde la pampa - Ruben Dario
Casida del llanto - Federico García Lorca
Dime - Jorge Luis Borges
Divertimento erotico - Carmen Jodra
Al ver pasar a la gente - Gonzalo Osses – Vilches
Los heraldos negros - Cesar Vallejo


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru