POEMA DEL AMOR NAVEGANTE - Leopoldo Marechal

Porque no está el Amado en el Amante
Ni el Amante reposa en el Amado,
Tiende Amor su velamen castigado
Y afronta el ceño de la mar tonante.

Llora el Amor en su navío errante
Y a la tormenta libra su cuidado,
Porque son dos: Amante desterrado
Y Amado con perfil de navegante.

Si fuesen uno, Amor, no existiría
Ni llanto ni bajel ni lejanía,
Sino la beatitud de la azucena.

¡Oh amor sin remo, en la Unidad gozosa!
¡Oh círculo apretado de la rosa!
Con el número Dos nace la pena.

Tambien puede leer..

CON ONCE HERIDAS MORTALES - Ángel Saavedra, Duque de Rivas
FABULA EL LEON Y EL ASNO PRESUNTUOSO - Esopo
NO ES CIEGO AMOR... - Gaspar Gil Polo
SEGUNDAS REFERENCIAS (II) - Galvarino Plaza
FIESTA EN EL VACIO - Alejandra Pizarnik
DE CRISTINA PERI ROSSI
BAJO EL TIEMPO - Lucero Alanís de Gurrola
LA VIDA EN JUEGO - Ángel González