POEMA DESTRUCCION DE LA MAÑANA (DEL 11 AL 15) - José María Fonollosa

11

Y ha de ser cada día más difícil.
Ya no se acercará a mí desde el alba.
Su tierna adolescencia detendrían
letreros de «Prohibido», «No», «Ya es tarde».

¿De dónde llegará? Si en su figura
deslumbra el mediodía, otros amores
habrán puesto en su oído usados sueños.
Y con cierta aprensión ambos tendríamos
que perdonar minucias trascendentes.

Cubrir con alegría la tristeza
de no habernos hallado el uno al otro
en la estación de amar, cuando se es joven.
¿Y si nunca llegara yo a encontrarla?


12

Si pudiera volver a mi pasado...
Quizás en mi pasado ella sí estaba
y yo no supe verla. Está tal vez
en él aún esperando y yo lo ignoro.

No es posible volver. Nada es posible.
Es todo tan distinto a lo soñado.
He de seguir en mi hoy. Confuso. Solo.
Aislado. Limitado yo a mí mismo.


13

Salgo a la calle. Dudo hacia cuál lado
dirigirme. Da igual un sitio que otro.
Todas las direcciones se bifurcan
en incomodidad o aburrimiento.

De la alta oscuridad baja la lluvia
tropezando en las ráfagas del aire
y se agarra al cabello, manos, traje...

Es bueno caminar en la llovizna.
Es bueno andar despacio bajo el agua.
Sin rumbo uno asimismo, lluvia y viento,
como agua y soplo, nada, por la calle.


14

Los nudillos golpean los cristales
de un bar en una esquina. Hasta mí arriba
mi nombre que me busca entre la lluvia.

Es grato oír el nombre que uno lleva.

Es grato descubrir que uno aún importa.
Que importa a sus amigos que le llaman
cuando pasa uno andando por la calle.


15

Me acerco adonde están. El bar alberga
una concentración de espesas sombras
que se agitan con ruido y gesticulan
en el local oscuro. Como arañas

las lámparas descienden desde el techo
y acechan los grupitos de las mesas.
Y unos rostros sonríen saludándome.
¡Esas caras no son de mis amigos!

Son sus caricaturas despiadadas
hechas por enemigos implacables.
Y ellos estarán viendo al que me usurpa
sin mostrar estupor. Por si lo ignoro.

Es este nuevo cuerpo el que confunde
a la gente. Son estos nuevos cuerpos
ilícitos que a todos nos habitan
los que impiden la antigua convivencia.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
CANCION A LA BELLA DISTANTE - César Dávila Andrade
EL ALQUIMISTA - Paulo Coelho
TE QUIERO COMO A NADIE - Martin Galas
EN EL DESEO DEL SUEÑO, 1.4 - Francisco Magaña
RESPUESTA A LA LUZ - Pedro Salinas
CUANDO EN SESIONES DULCES - William Shakespeare
ORACION A LA BELLEZA - Pablo de Rokha
SETENTA BALCONES Y NINGUNA FLOR - Baldomero Fernández Moreno

Poemas mas leidos

El beso - Federico Barreto
El milagro - Meira Delmar
Ensalmos y conjuros - Ernesto Mejía Sánchez
Apodaca - Nancy Morejón
Una lagrima - Antonio Plaza
El retorno - Salvador Novo
Meme neguito - Nicomedes Santa Cruz
Soles - Clara Fernández Moreno
Reflejos - Francisco Nájera
Cancion - José Luis Piquero


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru