POEMA DOLIENTES MADRIGALES
- Manuel Machado -

Por una de esas raras reflexiones
de la luz, que los físicos
explicarán llenando
de fórmulas un libro...,

Mirándome las manos
-como hacen los enfermos de continuo-,
veo la faceta de un diamante, en una
faceta del diamante de mi anillo,
reflejarse tu cara, mientas piensas
que divago o medito,
o sueño...

He descubierto
por azar este medio tan sencillo
de verte y ver tu corazón, que es otro
diamante puro y limpio.
Cuando me muera, déjame
en el dedo este anillo.

Estoy muy mal... Sonrío
porque el desprecio del dolor me asiste,
porque aún miro lo bello en torno mío,
y... por lo triste que es el estar triste.

Pero ya la fontana
del sentimiento mana
tan lenta y sileciosa, que su canto,
sonoro otrora como risa, es llanto.

Tambien puede leer..

DE CECILIA MEIRELES
TEMA DE AMOR - Salvador Novo
SALMO - Nelly Keoseyán
ODA - María Rosa Gálvez
DE FÉLIX GRANDE
LLEVO ACOSTADA LARGO TIEMPO... - Chantal Maillard
RELIQUIA - Francisco A. de Icaza
VEINTICUATRO HORAS EN LA VIDA DE UNA MUJER - Stefan Zweig