POEMA DON DE LA MATERIA
- Pedro Salinas -

Entre la tiniebla densa
el mundo era negro: nada.

Cuando de un brusco tirón
—forma recta, curva forma—
le saca a vivir la llama.

Cristal, roble, iluminados,
¡qué alegría de ser tienen,
en luz, en líneas, ser
en brillo y veta vivientes!
Cuando la llama se apaga,
fugitivas realidades,
esa forma, aquel color,
se escapan.

¿Viven aquí o en la duda?
Sube lenta una nostalgia
no de luna, no de amor,
no de infinito. Nostalgia
de un jarrón sobre una mesa.

¿Están?
Yo busco por donde estaban.

Desbrozadora de sombras
tantea la mano. A oscuras
vagas huellas, sigue el ansia.

De pronto, como una llama
sube una alegría altísima
de lo negro: la luz del tacto.

Llegó al mundo de lo cierto.
Toca el cristal, frío, duro,
toca la madera, áspera.

¡Están!
La sorda vida perfecta,
sin color, se me confirma,
segura, sin luz, la siento:
realidad profunda, masa.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
PAISAJES DE EE.UU. - Luis Alberto Ambroggio
YARAVI - Mariano Melgar
LO NUEVA QUE TE VES SIN MI - Marlon Meza Teni
CAMINO AL REVES - Humberto Ak-Abal
COLLACOCHA - Enrique Solari Swayne
DUELO NACIONAL - Javier Alvarado
NACER MUJERPOETA - Lourdes Espínola
ELEGÍA PURA - Ángel González

Poemas mas leidos

Canzone fellini - Fabricio Estrada
Episodio - María Cristina Orantes
Epitafio - Gonzalo Osses – Vilches
Fosiles (iii) - Jair Cortés
El pecado - Antonio Aliberti
Consuelo crepuscular - Fa Claes
Finjamos que soy feliz - Sor Juana Ines de la Cruz
Todo, menos venir para acabarse... - Concha Méndez
Prolongacion de la tregua - Jorge Ortega
El hombre, la palabra y el recuerdo - Ángel García Aller


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru