POEMA EDIPO - Luz Méndez De La Vega

                                        A Johanna Godoy

Cegué mis ojos, Yocasta,
para no ver
otra cosa que a ti,
                               amada y retenida
                              en mis pupilas.
Para contemplarte siempre
                              irremplazable.
Mía, en otra realidad
mejor que la verdad
destrozadora del sueño.

Cegué mis ojos, Yocasta,
                    para sentirte viva,
acariciándome en el aire
que roza mis mejilla y
se enreda en mi cabello,
como si fueran tus manos.

Nada me importa
                              no ver más la flor
                              ni el cielo azul
                              ni la luna y las estrellas
                              ni las ciudades bulliciosas
                              ni los rostros de mis hijos
si puedo verte fija
imagen permanente,
que no borra ninguna otra.

Entre la densa noche
de mis ojos ciegos,
puedo imaginar la luz
por el calor del sol
                                        que cae
sobre mi piel que te añora,
                              y que sueña
que, en su ardiente contacto,
la besan tus labios.

Cegué mis ojos, Yocasta,
para eternizarte en ellos.
Amor
¡al que no renuncio
aunque tenga el Hades
                    por castigo!

Tambien puede leer..

VERSOS OTOÑALES - Alfonsina Storni
FUGA A LAS TRES - Oscar Ferreiro
LA NOCHE - Gabriela Mistral
CANCION SIN TIEMPO (II) - Emilio Ballagas
MARIANELA - Benito Pérez Galdós
PAISAJE CON DOS TUMBAS Y UN PERRO ASIRIO - Federico García Lorca
A LA IZQUIERDA DEL ROBLE - Mario Benedetti
A LAS FIESTAS DEL NACIMIENTO DEL PRINCIPE - Luis de Góngora