POEMA EL CACTUS - Alberto Rubio

Apretada la tierra en la greda vasija
ha tiempo que parió al esbelto cactus.

Cada día lo veo de mañana,
le llamo: -Fiel amigo, esbelto infatigable.

Entonces me obedece el cactus verde,
se adelgaza, se esbelta infatigable,
y yo le digo: -Amigo, amigo verde.

En las tardes parece que envejece.
Pero en cada mañana me lo dice:
-Yo soy verde y esbelto, esbelto infatigable,
leal amigo, reciente, madrugador, delgado.

Le vuelvo a llamar fiel, y él permanece
en la huída de los días.
-¡Anudador de días!- digo entonces.

Y él me junta los días, los engarza
en su esencia delgada.

Así yo tengo el tiempo vuelto cactus:
delgado, fiel amigo, esbelto infatigable,
madrugador, reciente, el joven siempre verde.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
“El dinero da seguridad, te defiende, te permite gozar a fondo de la vida sin preocuparte por el mañana. La única felicidad que se puede tocar.”
DE CARLOS MURCIANO
FABULA EL AGUILA DE LA ALA CORTADA Y LA ZORRA - Esopo
DESPLEGO EL MANTEL... - Menchu Gutiérrez
POPULARES
UNA CARTA RUMBO A GALES - Juan Manuel Roca
NOS ACORDAREMOS TODOS - Ana Istarú
MAREA VIVA - Juan Liscano

Poemas mas leidos

En el 62 las aves marinas hambrientas llegaron hasta el centro de lima - Antonio Cisneros
Opiniones - Juan Gelman
Oracion para que no me olvides - Oscar Castro
El pavo real - Gabriela Mistral
Dedicatoria - Leopoldo María Panero
El triste - Abal
A ch - Manuel Acuña
Paradoja - Juan Calzadilla
La casa solariega - Javier del Granado
La bella implora amor - Eduardo Lizalde


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru