POEMA EL DIA DESPUES - Alfredo Buxán

La ceniza es un don, como el agua que fluye. Se detiene un instante en la tiniebla que habita las miradas. Arropa con su pátina, y apaga, la luz de los objetos. Hay un deleite imperceptible en esa fragilidad que va tejiendo ruina en nuestras vidas. La levedad de un soplo la esparce por el aire. Deja entonces de herir: nos reintegra a la inicial oscuridad, nos devuelve casi intacto el gozo del olvido.

No hay culpabilidad -apenas erosión- en la ceniza. El día que se junte entraremos en el súbito ahogo de la muerte, en su vaga penumbra. De tal presentimiento, aunque dure un suspiro, extraemos la médula de la sabiduría.

Será un día de bruma, como todos los días. Exhumará nuestra conciencia la turbación del miedo, la pesadumbre obscena de haber existido en el vacío. Y cesará la niebla de todo sentimiento.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
DE ISABEL ESCUDERO
POETAS AL SALON QUE HAY JURADOS! - Amparo Amorós
YO SOY LA AMADA - Luzmaría Jiménez Faro
COMO TU... - León Felipe
LUZ - Antonio Machado
AL VINO - Jorge Luis Borges
SIGNO - Jeannette Lozano
DE JAIME TORRES BODET

Poemas mas leidos

El visitante - Osvaldo Ballina
Intima - Pedro Bonifacio Palacios
Ser ante los ojos (a mediodia ix) - Gerardo Guinea Diez
Alba y mi modo - Carlos Martínez Rivas
Casa sobre tu pecho - Claudia Lars
Padre - Armando Uribe Arce
Metrica del encantamiento, la prediccion, el conjuro (para que mis pasos y tus pasos...) - Elena Soto García
La hora de las tinieblas - Rafael Pombo
Dicen que me case yo - Gil Vicente
A una muchacha - Luis Feria


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru