POEMA EL ESTABLO - Gabriela Mistral

gar la medianoche
y al romper en llanto el Niño,
las cien bestias despertaron
y el establo se hizo vivo. Y se fueron acercando,
y alargaron hasta el Niño
los cien cuellos anhelantes
como un bosque sacudido. Bajó un buey su aliento al rostro
y se lo exhaló sin ruido,
y sus ojos fueron tiernos
como llenos de rocío. Una oveja lo frotaba,
contra su vellón suavísimo,
y las manos le lamían,
en cuclillas, dos cabritos... Las paredes del establo
se cubrieron sin sentirlo
de faisanes, y de ocas,
y de gallos, y de mirlos. Los faisanes descendieron
y pasaban sobre el Niño
la gran cola de colores;
y las ocas de anchos picos, arreglábanle las pajas;
y el enjambre de los mirlos
era un velo palpitante
sobre del recién nacido... Y la Virgen, entre cuernos
y resuellos blanquecinos,
trastocada iba y venía
sin poder coger al Niño. Y José llegaba riendo
a acudir a la sin tino.
Y era como bosque al viento
el establo conmovido...
compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Poemas mas leidos



DiarioInca.com
© 2007 - 2017
Hecho en Peru