POEMA EL PADRE NUESTRO - Hjalmar Flax

Padre nuestro que estás en la oficina,
reverenciado sea tu nombre.
Benefícianos en tu herencia.
Hágase tu voluntad en casa
como en el despacho.
Danos hoy el filete, las papas fritas
y el mantecado de chocolate.
Perdónanos las coles de Bruselas
y nosotros perdonaremos a la cocinera
si el filete le queda muy cocido
y las papitas mongas.
No nos tientes con promesas falsas.
Regálanos coches deportivos.
Ampáranos de la policía.
Excúsanos de servir en el ejército.
Pues tuyo es el país,
el poder y los pesos,
por los siglos de los siglos,
amén.

Tambien puede leer..

VOLCAN DE MIMBRE (IX) - Claudia Herodier
FEDERICO GARCIA LORCA
DE FELIX LOPE DE VEGA
DUDA - Rafael de Leon
JOAN MIRÓ
DON DE LA EBRIEDAD - Claudio Rodríguez
CUERPOS EN SANSCRITO - Carolina Escobar Sarti
BARCO ENCALLADO - Laura Yasan