POEMA EL PEATON - Jaime Sabines

e, se rumora, afirman en los salones, en las fiestas, alguien o algunos enterados, que Jaime Sabines es un gran poeta. O cuando menos un buen poeta. O un poeta decente, valioso. O simplemente, pero realmente, un poeta. Le llega la noticia a Jaime y éste se alegra: ¡qué maravilla! ¡Soy un poeta! ¡Soy un poeta importante! ¡Soy un gran poeta! Convencido, sale a la calle, o llega a la casa, convencido. Pero en la calle nadie, y en la casa menos: nadie se da cuenta de que es un poeta. ¿Por qué los poetas no tienen una estrella en la frente, o un resplandor visible, o un rayo que les salga de las orejas? ¡Dios mío!, dice Jaime. Tengo que ser papá o marido, o trabajar en la fábrica como otro cualquiera, o andar, como cualquiera, de peatón. ¡Eso es!, dice Jaime. No soy un poeta: soy un peatón. Y esta vez se queda echado en la cama con una alegría dulce y tranquila.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
HISTORIA GENERAL DEL PERU - Inca Garcilaso de la Vega
ALLÍ HABÍA UNA NIÑA - Jaime Sabines
FESTEJO - Julio Llinás
EL DESAYUNO - Luis Alberto de Cuenca
FUE SUEÑO AYER, MAÑANA SERÁ TIERRA - Francisco de Quevedo
ALLÍ HABÍA UNA NIÑA - Jaime Sabines
EL LUNATICO Y SU HERMANA LIBERTAD - Paul Kropp
VISA PARA QUE - Gonzalo Rojas

Poemas mas leidos

No verte - Gerardo Diego
La noche - Adriana Díaz Enciso
La tumba de belisario - Jorge Isaacs
Quiero llorar mi pena - Federico Garcia Lorca
Los farsantes - Isabel de los Ángeles Ruano
Terceras referencias (vii) epigra / fe - Galvarino Plaza
Vuelo al corazon - Alberto Ángel Montoya
La bella y la bella - Lola Velazco
La pausa - Héctor Rosales
Elogio - Abraham Valdelomar


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru