POEMA EL RELOJ DE ARENA - Jorge Luis Borges

bien que se mida con la dura
Sombra que una columna en el estío
Arroja o con el agua de aquel río
En que Heráclito vio nuestra locura El tiempo, ya que al tiempo y al destino
Se parecen los dos: la imponderable
Sombra diurna y el curso irrevocable
Del agua que prosigue su camino. Está bien, pero el tiempo en los desiertos
Otra substancia halló, suave y pesada,
Que parece haber sido imaginada
Para medir el tiempo de los muertos. Surge así el alegórico instrumento
De los grabados de los diccionarios,
La pieza que los grises anticuarios
Relegarán al mundo ceniciento Del alfil desparejo, de la espada
Inerme, del borroso telescopio,
Del sándalo mordido por el opio
Del polvo, del azar y de la nada. ¿Quién no se ha demorado ante el severo
Y tétrico instrumento que acompaña
En la diestra del dios a la guadaña
Y cuyas líneas repitió Durero? Por el ápice abierto el cono inverso
Deja caer la cautelosa arena,
Oro gradual que se desprende y llena
El cóncavo cristal de su universo. Hay un agrado en observar la arcana
Arena que resbala y que declina
Y, a punto de caer, se arremolina
Con una prisa que es del todo humana. La arena de los ciclos es la misma
E infinita es la historia de la arena;
Así, bajo tus dichas o tu pena,
La invulnerable eternidad se abisma. No se detiene nunca la caída
Yo me desangro, no el cristal. El rito
De decantar la arena es infinito
Y con la arena se nos va la vida. En los minutos de la arena creo
Sentir el tiempo cósmico: la historia
Que encierra en sus espejos la memoria
O que ha disuelto el mágico Leteo. El pilar de humo y el pilar de fuego,
Cartago y Roma y su apretada guerra,
Simón Mago, los siete pies de tierra
Que el rey sajón ofrece al rey noruego, Todo lo arrastra y pierde este incansable
Hilo sutil de arena numerosa.
No he de salvarme yo, fortuita cosa
De tiempo, que es materia deleznable.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
INVENTARIO GALANTE - Antonio Machado
ESPERANDO LA LLUVIA - María Eugenia Caseiro
MARIANELA - Benito Pérez Galdós
RICARDO PALMA
LA SEÑORITA CORA - Julio Cortazar
SOLVEIG - Carlos Edmundo de Ory
FONDA, PERMITEME QUE ME ESCONDA - Epoca Colonial De Guatemala
PARA DORMIR EN PAZ - Alfredo Buxán

Poemas mas leidos

Cantata sombria - Olga Orozco
El último rincón - Miguel Hernández
Lo mas dificil de contar - Marco Antonio Valencia Calle
Llegue a valladolid; registre luego - Luis de Góngora
Phedre - Oscar Wilde
La campana toca a muerto - Juan José Vélez Otero
El duque de aumale - Efrén Rebolledo
Mi padre cuando yo tenia - Eppie Lederer (Ann Landers)
Te desnudas igual que si estuvieras sola... - Jaime Sabines
Cinco haikus de los haikus del tren - Eduardo Moga


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru