POEMA ENTRO EN MI MISMO PARA VERME - Lope de Vega

Entro en mí mismo para verme, y dentro
hallo, ¡ay de mí!, con la razón postrada,
una loca república alterada,
tanto que apenas los umbrales entro.

Al apetito sensitivo encuentro,
de quien la voluntad mal respetada
se queja al cielo, y de su fuerza armada
conduce el alma al verdadero centro.

La virtud, como el arte, hallarse suele
cerca de lo difícil, y así pienso
que el cuerpo en el castigo se desvele.

Muera el ardor del apetito intenso,
porque la voluntad al centro vuele,
capaz potencia de su bien inmenso.

Tambien puede leer..

ANTES VEIA LOS ASTROS - Agustín Labrada Aguilera
FILOSOFICO - Fa Claes
EL CINE DE LOS SABADOS - Antonio Martínez Sarrión
LA SIGUANABA - Claudia Herodier
LA CARTOMANCIA - Olga Orozco
“Cuando todos los días resultan iguales es porque el hombre ha dejado de percibir las cosas buenas que surgen en su vida cada vez que el sol cruza el cielo.”
DE ANA MARÍA ARDÓN
DE LA PROPENSION A LA PUNTUALIDAD - Consuelo Tomas