POEMA EPISTOLA A RAFAEL ALBERTI - Jesús Hilario Tundidor

Desde una tierra donde
España yace como
en siglos arropada injustamente y dormida.
Bajo mi juventud
de potro y hombre
triste, Alberti, amigo, compañero en la orilla
de la esperanza, oh, bajo
mi corazón te nombro
este silencio y esta durísima ceniza
de la patria:
¿Quién puso
la palabra comercio, o sangre, o muerte, unida
a la niñez? ¿ Quién hizo
el miedo por las calles,
quién despojo la limpia
ternura de los niños? Porque recuerdo ahora
de qué color la vida
se ponía en la tarde,
cómo calzaba a nuestros sueños, cómo
los crecimientos iban
sin luz. Era terrible.
De repente y sin más, igual que un agua fría
nos cayó la tristeza,
para siempre, varones
acosados sin lágrimas, perdida
la fe, perdida
nuestra generación de larga espera.

Acuso hoy como un hombre que tiene
el pecho en alto y un viento verde atiza
sus espaldas. ¿Qué rasa
atardecida
nos abrirá los puentes del silencio, querrá darnos
la voz, la juventud, el aire
claro y la alegría
humilde? Alberti, Alberti,
si vieras las espigas
de la patria, su cielo
azul, el alcotán, el alma
mísera de Castilla, aún tan hermosa,
pero tan apagada y tan vencida...

Tomando la amistad por tu hombro izquierdo
si estuvieses aquí, te llevaría
una mañana al campo
para que vieras las palomas blancas
y grises y zuritas.
Y te hablaría como a un viejo padre
de las cosas sencillas,
a ver si con hablarte y con oírte
lleno de amor, de sueño y metal puro
en el alfar de España amanecía.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
OSWALDO REYNOSO
RETORNO DE ELECTRA - Enriqueta Ochoa
AMANTES - Jorge Gaitán Durán
CASTILLA - Manuel Machado
EL DOCTOR ZHIVAGO - Boris Pasternak
LA CONFESION DEL JUGLAR - Julio Iraheta Santos
¡SI TÚ MURIERAS! - Manuel Gutiérrez Najera
GLOSA - Nicolás Guillén

Poemas mas leidos

Re re eleccion - Esteban Charpentier
La espera imaginaria - Alfonso Quijada Urías
Pues quereis que tenga... - Fernando Pessoa
La noche junto al album - Álvaro García
Persona, personae - Eduardo Langagne
Todos los dias me despierto ahora con alegria y pena - Fernando Pessoa
Celebracion de la memoria (iv) - Jorge Ruiz Dueñas
Si amada quieres ser - Bartolomé Leonardo de Argensola
Mientras por competir con tu cabello - Luis de Gongora
Primavera - Guillermo Quiñonez Alvear


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru