POEMA ESCENA XII - José Zorrilla

Como gustéis, igual es,
que nunca me hago esperar.
Pues, señor, yo desde aquí,
buscando mayor espacio
para mis hazañas, di
sobre Italia, porque allí
tiene el placer un palacio.
De la guerra y del amor
antigua y clásica tierra,
y en ella el Emperador,
con ella y con Francia en guerra,
díjeme: «¿Dónde mejor?
Donde hay soldados hay juego,
hay pendencias y amoríos».
Di, pues, sobre Italia luego,
buscando a sangre y a fuego
amores y desafíos.
En Roma, a mi apuesta fiel,
fijé entre hostil y amatorio,
en mi puerta este cartel:
Aquí está don Juan Tenorio
para quien quiera algo de él.
De aquellos días la historia
a relataros renuncio;
remítome a la memoria
que dejé allí, y de mi gloria
podéis juzgar por mi anuncio.
Las romanas caprichosas,
las costumbres licenciosas,
yo gallardo y calavera,
¿quién a cuento redujera
mis empresas amorosas?
Salí de Roma por fin
como os podéis figurar,
con un disfraz harto ruin
y a lomos de un mal rocín,
pues me quería ahorcar.
Fui al ejército de España;
mas todos paisanos míos,
soldados y en tierra extraña,
dejé pronto su compaña
tras cinco o seis desafíos.
Nápoles, rico vergel
de amor, de placer emporio,
vio en mi segundo cartel:
Aquí está don Juan Tenorio,
y no hay hombre para él.
Desde la princesa altiva
a la que pesca en ruin barca,
no hay hembra a quien no suscriba,
y cualquier empresa abarca
si en oro o valor estriba.
Búsquenle los reñidores;
cérquenle los jugadores;
quien se precie que le ataje,
a ver si hay quien le aventaje
en juego, en lid o en amores.
Esto escribí; y en medio año
que mi presencia gozó
Nápoles, no hay lance extraño,
no hubo escándalo ni engaño
en que no me hallara yo.
Por dondequiera que fui,
la razón atropellé,
la virtud escarnecí,
a la justicia burlé
y a las mujeres vendí.
Yo a las cabañas bajé,
yo a los palacios subí,
yo los claustros escalé
y en todas partes dejé
memoria amarga de mí.
Ni reconocí sagrado,
ni hubo razón ni lugar
por mi audacia respetado;
ni en distinguir me he parado
al clérigo del seglar.
A quien quise provoqué,
con quien quiso me batí,
y nunca consideré
que pudo matarme a mí
aquel a quien yo maté.
A esto don Juan se arrojó,
y escrito en este papel
está cuanto consiguió,
y lo que él aquí escribió,
mantenido está por él.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
LA RED - Mario Benedetti
VIVEN EN NOSOTROS INNUMEROS - Fernando Pessoa
EL GIRASOL - Françoise Roy
NIEVE IX - Juan Pablo Riveros
PUERTO CHOLO - Mario Puga
RAZONES Y PAISAJES DE AMOR - Alfonsina Storni
GENTES APRESURADAS - Concepción Silva Bélinzon
REMINISCENCIA - Meira Delmar

Poemas mas leidos

La duda - Jose Zorrilla
Balada de mi nombre - Gabriela Mistral
Romance del emplazado - Federico García Lorca
Romances de norte y sur (10) - Claudia Lars
Decimas de entresueño - Javier Sologuren
Octubre ocho - Gonzalo Rojas
Arte poetica - Antonio Brañas
Ecos - Gonzalo Osses – Vilches
El viento que sopla desde el desierto cristalino... - Esteban Moore
Sonetos del arcangel (v) - Claudia Lars


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru