POEMA ESPERGESIA
- Cesar Vallejo -

Yo nací un día
que Dios estuvo enfermo.
Todos saben que vivo,
que soy malo;
y no saben
del diciembre de ese enero.

Pues yo nací un día
que Dios estuvo enfermo.

Hay un vacío
en mi aire metafísico
que nadie ha de palpar:
el claustro de un silencio
que habló a flor de fuego.
Yo nací un día
que Dios estuvo enfermo.

Hermano, escucha, escucha...Bueno.
Y que no me vaya
sin llevar diciembres,
sin dejar eneros.
Pues yo nací un día
que Dios estuvo enfermo.

Todos saben que vivo,
que mastico...
Y no saben
por qué en mi verso chirrían,
oscuro sinsabor de féretro,
luyidos vientos
desenroscados de la Esfinge
preguntona del Desierto.

Todos saben... Y no saben
que la luz es tísica,
y la Sombra gorda...
Y no saben que el Misterio sintetiza...
que él es la joroba
musical y triste que a distancia denuncia
el paso meridiano de las lindes a las Lindes.

Yo nací un día que
Dios estuvo enfermo, grave.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
LA SEÑAL FUNESTA - Alfonso Reyes
JOHANESBURGO - Nicomedes Santa Cruz
LA ATALAYA - Luciano Castañón
EL VAMPIRO - Charles Baudelaire
OBJETOS AL ACECHO - Olga Orozco
DE BONIFACIO BYRNE
LA OTRA VENTANA - Miguel Angel Zapata
TE LLEVARÁN - Julia de Burgos

Poemas mas leidos

El abuelo - Nicolas Guillén
Arrancarse la cola - Alfredo Lavergne
La musica - Luis Vidales
La superficie y su imagen - Lourdes Vázquez
La crueldad - Luis García Montero
Orquesta de señoritas - María Elena Walsh
El aliento es el dios... - Homero Aridjis
Fundacion mitica de buenos aires - Jorge Luis Borges
Cavalcanti - Carmen Ollé
Besame la boca - Juan José Vélez Otero


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru