POEMA GENESIS - Ana Emilia Lahitte


Después de Dios.


Después
de padecerlo en la humana versión
de sus sosías
vislumbramos un dios que se transforma
en soledad de dios
luego de serlo.


Sólo resta
dejar en paz y firmes las heridas.


Desnudarnos de Dios.


Y contemplarlo.
Desnudo.


A nuestra propia semejanza.

Tambien puede leer..

CARTA DE LUCREZIA BORGIA A SU CONFESOR - Carlota Caulfield
RETROSPECTIVA EXISTENTE - Miguel Labordeta
LABIOS SIM BEIJOS - Luis Rogelio Nogueras
RONDO A MI ALREDEDOR... - Juan Carlos Lemus
LA ESPADA - Ibn Sara As-Santarini
AUSENCIA DE LA ESPOSA - José Coronel Urtecho
ANALOGIAS - Juan Ramón Mansilla
LA FUGA DE LA LUNA - Oscar Wilde