Las líneas serpentinas
de las cosas
del invernadero.

C
a
e
n,

sobre nuestras rosas.