POEMA GROS-ILET - Derek Walcott

De esta aldea, empapada como un trapo gris en agua salada,
llegó un lenguaje guarnecido de conchas marinas,
con una sombra de bayas en sus axilas
y codos como flexibles remos. Toda ceremonia comenzaba
en las vaguadas, los estercoleros, los funerales al alba y el ocaso
a los que asistían los cangrejos. El mar reforzaba
los olores. El ancla de las islas penetraba a gran profundidad
pero se veía siempre clara en las arenas. Muchos tiburones
y a menudo la raya, cuyas aletas son anchas como velas,
ascendían con mirada insomne desde los ondeantes corales,
y un pescador sacaba un bagre como una cabeza con tentáculos.
Y el anochecer con sus inevitables, inextinguibles candiles,
era como la Noche de Todos los Santos vuelta del revés, igual que el
murciélago obtiene su propia visión del mundo. Así, sus ojos miran hacia abajo,
divertidos, consideran que caminamos de modo extraño, y se preguntan sobre
nuestro sentido del equilibrio, sobre cómo dormimos
como si estuviéramos muertos, cómo confundimos
los sueños con cosas corrientes como clavos, o rosas,
cómo envejecen rápidamente las rocas con el musgo,
cómo el mar traza surcos que no tienen nada que ver con el tiempo,
y la arena se alza en torbellinos que no tienen nada que hacer en absoluto,
y las sombras sólo responden ante el sol.
Y ocasionalmente, como un viejo neumático,
el negro lomo de un delfín. Elpenor, tú
que te rompiste el culo, borracho, tambaleándote escotillón abajo,
y tú timonel, que navegas como la raya bajo el aliento de las olas,
seguid vuestro camino, aquí no hay nada para vosotros.
En este lugar las velas y las costumbres son distintas, los muertos
son distintos. Sus tumbas las guardan conchas distintas.
Hay diferencias más allá del paraíso
de nuestro horizonte. Esto no es el Egeo púrpura como la uva.
Aquí no hay vino, no hay queso, las almendras son verdes,
las uvas de playa amargas, el lenguaje es el de los esclavos.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
NO HAY MAS, SOLO MUJER - Jaime Sabines
LOS CAMINOS DESPUES DE LA LLUVIA - Azarías Pallais
JEAN DE LA LUNE - Marcel Achard
LA ORESTIADA - Esquilo
DE PORFIRIO BARBA JACOB
EL VIEJO Y EL MAR - Ernest Hemingway
UMBRAL (I) - Daniel Chirom
NO TE OLVIDO - Antonio Plaza

Poemas mas leidos

Inferno - Jorge Guillén
Para mi tu recuerdo - Arturo Borja
Rencores - Julio Llinás
Dame tu mano - Claribel Alegría
Es esto - Andrés Trapiello
Lo siento por ti, pero voy a escribirlo todo - Eloísa Otero
El cine de los sabados - Antonio Martínez Sarrión
Soneto de la encarnación - Francisco Luis Bernárdez
Puertas abiertas - Juan Manuel Roca
Lilith - Daniel Chirom


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru