POEMA GUITARRA - Nicolás Guillén

A Francisco Guillén

Tendida en la madrugada,
la firme guitarra espera:
Voz de profunda madera
desesperada.

Su clamorosa cintura,
en la que el pueblo suspira,
preñada de son, estira
la carne dura.

Arde la guitarra sola,
mientras la luna se acaba;
arde libre de su esclava
bata de cola.

Dejó al borracho en su coche,
dejó el cabaret sombrío,
donde se muere de frío,
noche tras noche,

y alzó la cabeza fina,
universal y cubana,
sin opio, ni mariguana,
ni cocaína.

¡Venga la guitarra vieja,
nueva otra vez al castigo
con que la espera el amigo,
que no la deja!

Alta siempre, no caída,
traiga su risa y su llanto,
clave las uñas de amianto
sobre la vida.

Cógela tú, guitarrero,
límpiale de alcol la boca,
y en esa guitarra, toca
tu son entero.

El son del querer maduro,
tu son entero;
el del abierto futuro,
tu son entero;
el del pie por sobre el muro,
tu son entero. . .

Cógela tú, guitarrero,
límpiale de alcol la boca,
y en esa guitarra, toca
tu son entero.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
FABULA EL LEÓN Y EL JABALÍ - Esopo
EL CEMENTERIO DE PRAGA - Umberto Eco
VOZ DE MIS SOLEDADES (I) - Elías Nandino
MOLTISSIMO PIU AVANTI ANCORA - Pedro Bonifacio Palacios
SONETO VERDE - Antonio Gala
DE JACINTO BENAVENTE
PERDIDO - Francisco Pino
DE ALI AL HADED

Poemas mas leidos

Confesion - Piedad Bonnett
Memorial de agravios - Carmen González Huguet
El reloj - Carlos Murciano
Antevispera - Jorge Ortega
Sobre mi hombro - José Martí
Noche - Gabriela Mistral
El cactus - Alberto Rubio
Minimales (12) (fragmento) - Juan Calzadilla
Congratulation - Julio Iraheta Santos
El sueter de fedorio - Ana Emilia Lahitte


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru