POEMA HANDICAP - Esteban Charpentier

La culpa fue de Girondo, Oliverio Girondo,
que metió en mi cabeza enamorada
la oscura idea metafísica
de que una mujer puede volar.
No es cierto señor, no lo crea,
las mujeres no vuelan
sino dígamelo a mí
aprendiz de poeta, dramatugro,
que llevé a esa fémina magra
a la cumbre de los Pirineos,
a la Torre de Londres,
a los fierros parisinos,
y le pedí que lo hiciera,
por ahora no decía, no.
Entonces intenté más alto
la llevé a las nubes,
a Dios, a las estrellas,
y le dije volá, volá conmigo ya,
para nada.
Pero insistí Oliverio,
y quise hacer el amor volando,
y la subí a mi corazón superesport,
y a mis ojos de murciélago lívido,
y a mi alma de ángel temible,
pero nada, nada de nada.
Las mujeres son todas terrestres, pedestres, sangrantes.
Ahora cuando llueve, y me faltan,
salgo a buscarlas a la altura del cuello, con espaldas,
y antes de cualquier beso,
les susurro al oído,
-¿sos vos...sos vos...?-

Tambien puede leer..

VALLADOLID, DE LAGRIMAS SOIS VALLE - Luis de Góngora
ARS POETICA - David Escobar Galindo
EL VINO DE LESBOS - Enrique Fernández Granados
CORAZON PONTE EN PIE - Abraham Valdelomar
DE JORGE TEILLIER
LA ESPERA - Alfredo Buxán
GOTAS - Federico Hernández Aguilar
CASA VACIA - Horacio Preler