POEMA HARUKO SAM - Juan Guzmán Cruchaga

Amante silenciosa de una noche,
fina muñeca de marfil antiguo,
cuando mi cuerpo duerma el sueño largo
recuerda al extranjero que te quiso.

Mi alma estará en la sombra, solitaria,
y en la neblina viviré perdido.
Entreabre las ventanas, y tu lámpara
será como una estrella en el camino.

Entonces en las alas de los pájaros
y en el rayo de luz vendrá mi espíritu
a reír en el agua de la fuente
y a encender la mañana de mis hijos.

Tambien puede leer..

AL PERDERTE YO A TI - Ernesto Cardenal
EL TRISTE - Humberto Ak-Abal
DISTRAIDA FELICIDAD - Ángeles Carbajal
ALGUNAS MANERAS DE ENSAYAR EL ADIOS - Ana Emilia Lahitte
CLARO DE LUNA - Juan Guzmán Cruchaga
MARIANNE - Enriqueta Ochoa
SOLO EN SUEÑOS - Jaime Sabines
INFORME SOBRE LA TIERRA: FUNDAMENTALMENTE INOFENSIVA - Douglas Adams