POEMA HILOS, CABELLOS, TEJIDO - Genaro Ortega Gutiérrez

Ya no vale la excusa del perfil abierto
para sepultar la carne arracimada,
ni someterse al ritual
salvaje de las evidencias.
Sobre todo cuando es ocioso
cumplimentar los expedientes de crisis
en la mañana intacta,
y el escorzo infantil con que olvidar
la nieve se te ha quedado solo
en el bolsillo.
El puro rigor literario
se te muestra más bien desnudo,
hoy,
mientras planea la luz invernal
sobre la mesa revuelta de trabajo.

Tambien puede leer..

FARMACIA DE GUARDIA - Carmen Martín Gaite
RITORNELLO - Abraham Valdelomar
VANIDAD - César Brañas
EL GUANTE - María Cruz
DE ELÍAS NANDINO
DE CARMEN JODRA
A ROSA - Antonio Plaza
¿QUÉ PUTAS PUEDO? - Jaime Sabines