POEMA INESTABLE - Fa Claes

Sé que en el fondo debo cantar,
debería vitorear: el avellano
está brotando, el cerezo florece,
y el melocotonero y el ciruelo; la primavera
llega, temprana e impetuosa, todo florece a un tiempo.
Todo florece y brilla el sol.

Alarmado lo veo. Tanto esfuerzo
gatea por mis pensamientos y
mi esperanza. Bajo el esfuerzo
se refugia la tristeza. De pronto somos
la vieja generación, setenta y más.
No me abandona la idea de que hayan pasado ya.

¿Han pasado? Por excepcional que sea,
la duda que de otra suerte te mina
viene a consolarte. Todavía no ha
pasado. Aún el sol brilla, veo
el avellano con hojas, el cerezo en flor.
¿Pasado? Todavía no, vivo aún con tristeza.

¿Piensas? Vivo bastante a menudo con gusto.
Lo que es una lástima, me canso rápidamente y puedo
soportar más sol en mi frío cuerpo.
Arrugas y espaldas encorvadas de los otros
no son consuelo. Y dime ahora, ¿de dónde
saco mi gozo entonces?

La verdadera alegría se encuentra en la estructuración
del pensamiento. Eres estructura
de células hechas de miles
de millones de partículas, las mismas que el avellano,
y el cerezo y el sol. Así son las cosas.
Lo demás es cantar. Lo demás es luz.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
MAR DE NADAS - Dolors Alberola
EL SEÑOR DEL CERO - Maria Isabel Molina
FAUSTO - Johann Wolfgang Goethe
EL CORAZON - Alaíde Foppa
AL COMPAS DEL SOCABON - Nicomedes Santa Cruz
CREPUSCULAR - Melchor de Palau
EMPIEZO A CONOCERME. NO EXISTO. - Fernando Pessoa
LA CASA VERDE - Mario Vargas Llosa

Poemas mas leidos

Tormental - Jair Cortés
Sueña el rey - Pedro Calderón de la Barca
Falsete - Federico García Lorca
El desconocido - Octavio Paz
En el mundo interpretado i - Álvaro Rodríguez Torres
Balada del mal amor - Jose Angel Buesa
El andarin de la noche - Jose Maria Eguren
Nocturno - José Asunción Silva
El cuerpo que tu iluminas - Alejandro Romualdo
El oro de los tigres - Jorge Luis Borges


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru