POEMA LA MUCHACHITA PALIDA - Alfredo Espino

Aquella muchachita pálida que vivía
pidiendo una limosna, de mesón en mesón,
en el umbral la hallaron al despuntar el día,
con las manitas yertas y mudo el corazón.

Nadie sabe quien era ni de donde venía
su risa era una mueca de la desilusión.
Y estaba el sello amargo de la melancolía
perpetuado en dos hondas ojeras de carbón.

En las carnes humanas dejo el hambre sus rastros...
La miraron las nubes, lo supieron los astros...
El cielo llovió estrellas en la paz del suburbio

Nadie sabe quien era la muchachita pálida...
Entre tanto —en la noche, la noche triste y cálida—
arrastrando luceros sigue el arroyo turbio...


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
CORRAL DE LOS OLMOS - María Sanz
ORACION DE LOS BOSTEZADORES - Luis Vidales
PARA VIVIR - Jordi Doce
DE CECILIA MEIRELES
AEROPUERTOS - Edel Juárez
LA UNICA MUJER - Bertalicia Peralta
LA CIUDAD DE LOS TISICOS - Abraham Valdelomar
LAS LLAVES DEL SUBSUELO - David Escobar Galindo

Poemas mas leidos

La pena de perderte - Salvador Novo
Epitafio - Juan Gelman
El hambre ocurre - Ana Istarú
Tu eres sola - Ernesto Cardenal
Cancion der pejcaro - Candelario Obeso
Quiero ir con aquel a quien amo - Bertolt Brecht
Sola y su dialogo - Enrique Fierro
Sonetos del arcangel (vii) - Claudia Lars
Para un esteta - José Hierro
Cultivo una rosa blanca - Jose Marti


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru