POEMA LA OBERIENCIA FILIA
- Candelario Obeso -

“–Me ha richo uté que juiga re los hombre,
I yo les he juio;..
Sólo, a la vece cuando er só se junde
Convécso con Rojelio en er camino..

“–¿Sí?... ¿qué te rice? –Que me quiere mucho...
Yo naitica le rigo;...
–¿I luégo?... –Añare un apreton re mano,
O me rá en er cachete argun besito...

“–Etá güeno... junjú!... Conque tó eso
Te jace ese lambío?...
A pajareá no güerva j’a la roza,
Pocque tás, mi hija e mi arma, en un peligro...

“–Fué asina siempre er hombre!... Re panela
Se juntan er jocico,
I a la pendeja como tú la engañan
Pa llevála mansita ar precepicio...

“–Mama... varai!... no embrome... Ese muchacho
Tiene su labio limpio!...
I si viene en mi junta, me arza en peso,
Cuando mui barrialoso tá er camino...

“–Esa son su artimaña... Re muchacha
Me sucerió lo mimo...
Echa a tu fló, mi hijita, cuatro ñuro,
I no orvire jamá lo que te he richo...”

Ar otro día, mui poc la mañana
Jizo la chica un lío...
Er só mui léjo la topó sin flore
Entre lo tiernos brazo der peligro...

En ninguna ocasion consejo e viejas
Má que en éta han servio...
Cuando pica er amó lo pecho jóven
Se acaba la oberiencia re lo s’hijo!...

Ar otro ría muy poc la mañana
Jizo la chica un lío...
Er só muy lejo la topó sin flore
Entre lo tierno brazos der peligro...

En ninguna ocasión consejo’ e viejas
Má que en eta han servío...
Cuando pica er amó lo pecho joven
Se acaba la oberiencia re lo s’hijo!...

Que trite que etá la noche,
La noche que trite etá
No hai en er Cielo una etrella...
Remá, remá!

La negra re mi arma mia,
Mientrá yo brego en la má,
Bañaro en suró por ella,
Qué hará? qué hará?

Tar vé por su zambo amáo
Doriente supirará,
O tar vé ni me recuécda...
Llorá, llorá!

La jembras son como é toro
La réta tierra ejgraciá;
Con ácte se saca er peje
Der má, der má!...

Con ácte se abranda el jierro,
Se roma la mapaná;...
Cotante i ficme la penas;
No hai má, no hai má!...

........................................
Qué ejcura que etá la noche;
La noche qué ejcura etá;
Asina ejcura é la ausencia
Bogá, bogá!...