POEMA LA OFRENDA - Gabriel Zaid

Mi amada es una tierra agradecida.
Jamás se pierde lo que en ella se siembra.
Toda fe puesta en ella fructifica.
Aun la menor palabra en ella da su fruto.
Todo en ella se cumple, todo llega al verano.
Cargada está de dádivas, pródiga
y en sazón.
En sus labios la gracia se siente agradecida.
En sus ojos, su pecho, sus actos, su silencio.
Le he dado lo que es suyo, por eso me lo entrega.
Es el altar, la diosa y el cuerpo de la ofrenda.

Tambien puede leer..

LOS PRIVILEGIOS DEL POBRE - Juan del Valle Caviedes
MAR DEL AMANECER (I) (LOS CUATRO MARES) - Enrique González Rojo
TOMA TAMBIEN MIS OJOS... - Amalia Iglesias Serna
DE CARMEN SÁNCHEZ
TURBASE EL POETA DE VERSE FAVORECIDO - Lope de Vega
GRAMATICA DE MAMA - José Kozer
DEDICATORIA - Hilario Ascasubi
EL SILENCIO - José Emilio Pacheco