POEMA LA POESIA (IV) - Ernesto Mejía Sánchez

Si la azucena es vil en su pureza
y oculta la virtud del asesino,
si el veneno sutil es el camino
para lograr exacta la belleza;

Engaño pues mi amor con la nobleza
y confundo lo ruin con lo divino,
hago de la cordura desatino,
de la sola mentira mi certeza.

Nadie sale triunfante en la batalla,
ni angélica promesa en que me escudo
ni humana condición que me amuralla.

Contra toda verdad he de quererte,
equilibrio infernal. Nací desnudo:
sólo contigo venceré a la muerte.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
VIVEN EN NOSOTROS INNUMEROS - Fernando Pessoa
APOLO - Juana Borrero
EL REGALO - Clementina Suárez
LO QUE YO QUIERO - Pedro Bonifacio Palacios
UN AMOR IMPOSIBLE - Luis Alberto de Cuenca
PROMETEO ENCADENADO - Esquilo
NADA - Julia de Burgos
OIR A BACH - Cristina Peri Rossi

Poemas mas leidos

Donde evoca el poeta un verso de estelles - Domingo F. Faílde
Cuerdas heridas - Carlos Pezoa Véliz
A una ramera - Antonio Plaza
Canto malabar (fragmentos) - Elsa Cross
Alla - Meira Delmar
Reflejo i - Johanna Godoy
Magnetismo - Antonio Fernández Lera
Cancion der pejcaro - Candelario Obeso
Tema de amor - Salvador Novo
Respira. apenas eso... - Carlos Barbarito


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru