POEMA LA PRISIONERA - Enrique Molina

Perro
no toques esos senos donde las más delicadas violetas orgánicas serán un hervidero de escorpiones un ladrido baldío en la ribera caliente de esa sirvienta de las hojas que ha trabajado tanto
para esas flores enormes del martirio
para los arrozales
con el gatillo del pantano al rojo vivo del silencio y a terrible
prisionera
no cae no cede únicamente insulta
con su gemido de supliciada

Perro
no toques ese pelo mordido por la lluvia etre las lentas
pantallas del follaje
en la sombra de la injusticia
ella
la empecinada la desnuda
entre las hojas cómplices

No toques ese cuerpo conectado a las fibras de un pueblo de dientes fulgurantes conectado a la savia y a la luna que recoge esos muertos de una negra cosecha al grito del amor y del monzón al alarido del soldado consumido por un soplo de gelatina ardiente

Esa presa es tantálica
como el país sin sueño que defiende
ese paíds de plantaciones de ocio que se contagia de hoa en hoja

Esa presa es tantálica


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
MARIO BENEDETTI
TE BUSCO EN LA FUERZA DEL FUTURO - Gioconda Belli
AMOR Y ORGULLO - Gertrudis Gómez de Avellaneda
CARICATURA DE LA VERDAD - Isabel de los Ángeles Ruano
VALERIANA - Francisco Urondo
FRENTE A FRENTE - Manuel Gutiérrez Najera
EL TIGRE - William Blake
MI CORAZON EMPRENDE... - Jaime Sabines

Poemas mas leidos

Maquina de escupir - Alfonso Gumucio Dagron
El paso de los años - Javier Sologuren
La sangre derramada - Federico García Lorca
El fuego y la poesia (ii) - César Moro
A dónde ir - Alfredo Torres
Cancion final - Jaime Gil de Biedma
Viento negro - César Brañas
Perla y jade - Leticia Luna
Esperandolo - Gioconda Belli
Las medias blancas - Isla Correyero


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru